martes, 25 de noviembre de 2014

Piedras esfericas

Las extrañas piedras redondas son de varios tamaños, desde una altura más alta que un ser humano, hasta muy pequeñas, como el tamaño de una pelota de ping pong; algunos de ellos son ideales para balas de cañón. Muchas piedras han perdido su forma redonda debido al impacto de los fuertes vientos, las bajas temperaturas y el agua, llegando a ser semejante a los demás cantos rodados
Piedras esfericas
La isla de Champ es un sitio muy popular entre los turistas que navegan en un crucero al Ártico. Es una maravilla, tiene objetos extraños, cuyo origen aún no está claro, y este rompecabezas no se espera
que se pueda resolver en un futuro cercano. Esta isla es una de las muchas islas en el archipiélago ártico de Tierra de Francisco José, que pertenece a los rincones más remotos de Rusia y prácticamente no se ha estudiado. La superficie de esta isla es relativamente pequeña (375 kilómetros cuadrados) y los paisajes son atractivos y pintorescos y están al margen de la civilización. Paisajes árticos, pero con unas misteriosas esferas de piedra de un tamaño bastante impresionante y una forma perfectamente redonda, que causan las numerosas conjeturas acerca de su aparición en estas tierras deshabitadas. Las extrañas piedras redondas son de varios tamaños, desde una altura más alta que un ser humano, hasta muy pequeñas, como el tamaño de una pelota de ping pong; algunos de ellos son ideales para balas de cañón. Muchas piedras han perdido su forma redonda debido al impacto de los fuertes vientos, las bajas temperaturas y el agua, llegando a ser semejante a los demás cantos rodados. Piedras perfectamente redondas se encuentran dispersas por toda la isla, supuestamente parecen crecer fuera de la tierra. El derretimiento de los glaciares exponen la superficie de la isla, lavando las formas redondeadas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario