jueves, 25 de junio de 2015

Reino de Bután

Bután, oficialmente Reino de Bután, es un país del sur de Asia ubicado en la cordillera del Himalaya y sin salida al mar. Limita al norte con la República Popular China y al sur con la India. Se trata de una nación regida por una monarquía constitucional cuyos órganos y sedes de gobierno se hallan en la capital, Timbu. Con una superficie de unos 40 000 km² y una población inferior a los 800 000 habitantes, Bután es uno de las países más pequeños y con menos población del planeta. Su territorio está dividido en diez provincias.
Bután cuenta con 6216 especies de anfibios, aves, mamíferos, reptiles y plantas vasculares registradas, lo que le convierte en uno de los países con más diversidad biológica del planeta. Particularmente, cuenta con 625 especies de pájaros y 5468 de plantas vasculares. Entre la flora destacan también más de 300 especies de plantas medicinales, así como 46 de rododendros, además de un gran número de magnolias, enebros y orquídeas, y árboles como pinos y robles. La capa de bosques, que ocupa aproximadamente el 72 % de la superficie total, está dividida en tres zonas diferenciadas: la alpina con escasa o nula cubierta floral, la templada donde viven coníferas y otras plantas latifoliadas y la subtropical, donde alberga la vegetación tropical típica. La amapola azul del Himalaya es considerada como la flor nacional y crece a una altura de entre 3500 y 4500 m en pasos elevados de la zona oriental del territorio.
Por otra parte, en el país viven numerosas especies indígenas, como el langur dorado, el panda rojo, la grulla cuellinegra, el leopardo de las nieves o el takin. Este último es considerado como el animal nacional. Es de destacar que Bután cuenta con 16 especies de pájaros en peligro de extinción, además del cuervo, reconocido como el pájaro nacional. En cuanto a la vida acuática, se sabe que viven unas 41 especies autóctonas en los lagos y ríos del país, incluyendo ocho especies exóticas y siete de ciprínidos introducidos para la acuicultura en aguas templadas. La trucha marrón fue introducida en los años 1930 y hasta la década de 1980 se crió en dos piscifactorías para luego ser trasladada a las corrientes y masas de agua de la nación.
El cuidado de la ecología y el medio ambiente es muy importante en Bután, ya que es uno de los pilares que sustentan la idea de la Felicidad Nacional Bruta. De hecho, existe una Comisión Nacional para tales fines, cuyo objetivo es la protección de los espacios naturales, fortalecer el consumo consciente de recursos y el fomento de la responsabilidad social con la naturaleza. El 60 % del país se encuentra protegido mediante una red de diez parques naturales. Existe una política para el cuidado del agua, aunque las instituciones tienen vínculos funcionales débiles a nivel de políticas, planificación y programación. A pesar de todo, el cambio climático afecta también a Bután, sobre todo a los glaciares.

2 comentarios:

  1. Interesantisimo Andy,es fascinante todo lo que nos traes en esta entrada sobre ése pueblo que al menos yo no conocía,estupendo..!!! ¡Gracias por compartirnos la escondida belleza de nuestra naturaleza,besitos y abracitos..infinitos..!!!

    ResponderEliminar